La educación musical es un proceso que tiene por finalidad colaborar en el proceso educativo y lograr el desarrollo integral y armonioso del niño o la niña.

Su propósito es atender por lo general aspectos intelectuales, éticos, estéticos y físicos del niño y la niña. Estos son sus principales beneficios:

  • Expresan sus sentimientos rítmicos marcando el pulso y el ritmo
  • Favorecen la adaptación al medio por ruidos, la atención por medio de sonidos, la concentración por voces y por noción musical por medio de canciones
  • Favorece la coordinación motora
  • Creatividad emocional
  • Exteriorización del sentido rítmico
  • Expresan levemente sus afectos a través del sonido y el movimiento
  • Reproducen y crean ritmos, sonidos y movimientos
  • Experimentan, descubren, escuchan, reconocen sonidos
La música inculca en el niño y la niña de la forma más sencilla el deseo de manifestarse, convirtiéndose en creadores de forma activa. La educación musical intenta hacer de cada niño y niña un intérprete y ejecutor del arte, al igual buscar despertar el deseo de presentar y expresarse a través de sus facultades emotivas.