Inculcar a los niños la práctica regular de ejercicio físico desde muy pequeños, no sólo favorece su desarrollo físico y cognitivo, sino que les aporta otros beneficios importantes a corto, medio y largo plazo. No cabe duda de que los niños que practican algún tipo de deporte son en general más sanos, felices y tienen mejor rendimiento académico.

Estos son algunos beneficios claros:

  • Si practican algún deporte, aprenden a seguir reglas y a crear hábitos.
  • Se socializan y mejoran sus habilidades para relacionarse.
  • Aumentan sus habilidades motoras.
  • Favorece su desarrollo físico, con el crecimiento de sus huesos y músculos.
  • Se pueden corregir algunos defectos físicos.
  • Duermen mejor.
  • Les aleja del sedentarismo, reduciendo el tiempo que dedican a la televisión y los videojuegos.
  • Son más sanos, pues la práctica regular ejercicio físico les aporta los mismos beneficios para el organismo que a los adultos.
La responsabilidad de los padres es la de motivarles desde muy pequeños, incluso desde los dos años, jugando con ellos, enseñándoles a conocer algunos deportes practicándolos juntos. Más adelante serán ellos los que elijan cuál es el que más les gusta. Lo importante es que crezcan con la inquietud por desarrollar alguna actividad física y, si es con otros niños, mejor.